Yuum Balam

La ceremonia del ch’a’ cháak para pedir la lluvia necesaria para las milpas, se hace todos los años. Pero cada año con menos participación, porque muchos jóvenes ya no son milperos, sino meseros en la Riviera Maya y ya no ven la urgencia de solicitar la lluvia. En la imagen aparece el altar mayor, en el que se pone la ofrenda para Dios, la Virgen, los santos y santas cristianas y los dioses y diosas de la lluvia. Los arcos del altar representan la bóveda celeste.

U tsikbal Celso Dzib

Pos beoritas bininka’ajen in p’atte’ex soldados ti’al a kalantike’ex tu dictacion le Dioso’, te’ tun uchak u ya’alik Republica u yaantal le soldados, le jwacho’obo’, ka tu ya’alaj xan policiae’, leete’ le guardiao’, mejor dicho ti’ cuartelo’, beey úuchik u p’atik Diose’, beey xan u meetik ley xan.

Le túune Yuum Balam máako’ob kaj a’ala’ati’ob:

–Yan a kanáantike’ex in chiinabo’obo’, yaan a kalantike’ex de día, yaan a kalantike’ex de noche. Pos beey tun ken u p’áatalo’. Bininka’aj in meet a naajile’ex, bininkaj in meet a kaajale’ex.

Ka tun meeta’ab u naajil le Balamo’obo’ yáanal lu’um. Chen úuchak u táan Diose ka yaanchaj junp’éel kaaj chen yáanal ts’u’ túunich.

Leete’ tun meetik xane’ antes las seise’ sáam jo’op u k’aliko’ob jo’kaaj tu láakal kanti’its’ ti’ kaaj laj u k’aalmajo’ob. Tumen wa ma’ u k’aalmajo’ob bine’ le k’aaso tun taal; yane’ ku taal pero k’aak’as ba’al, yaane’e’ síinik u taal, pero k’aak’aas ba’al, yaane’e’ jijits’ beej u taal, yaane’e’ jweech, yaane’e’ óoch, yaane’e’ sáabinil u taal, pero siempre puro k’aak’as ba’al ti’al u jaante wíinik.

Le túune máako’ob tu ordenarta’a u kalantiko’ob leete tun p’áato’ob beejla’ ku ya’ala’al u k’aaba’ob Yuum Balamo’obo’.

Le ba’ax tun tu ya’ala Diose’ leete’ tun looj kun beeta yéetel xtúut, yéetel sikil ku pak’achta’al le píim’o, ku cho’obol le sikilo’ ku ts’aapal, yaan ku meeta’al 4 nukuch waaj de 13 yáalal sakan, yéetel 4 de 9 capas, de 4 a 7 capas u p’éelel le piimo’, u maasile’ laj a 5 u yáalal.

Leete’ tun u jaanale Balamo’ob kalantiko’ono’, soldados tun u ts’aaja’anilo’ob tumen Dios ti’al kalantiko’ono’ u bo’otlilo’ob.

Desde aajak yóok’ol kaab ka tu tselaj u derecho, pos beoritasa’ leeti’ tun u policiail, leeti’ tun u judicial kalantiko’on, kex ta juun beeya’, kex chen tu láakal división. Le k’aasa’ tun taal ookol te’ kaajo’ mixtun cha’iko’ob. Leete’ tun kanantik día y noche ma’ak. Leete’ tun meetike’ naturalmente ken a wa’al looj kaaj wa solar beeya’, leete’ Balamo’ob ka’ ts’áik u jaanalo’obo’, u Balamil le kalantikecho’. Beey bin xan u ya’almil Dios.

Beey u tséenta’alo’, leete tun Rogacion ku ya’ala’al Ch’a’ Cháakilo’ yéetel le loj kaajo’. Ti’ tun ku ts’aabal u jaanalo’ob xani’. Cada año ma’atech u tu’ubul, pero le veza’ ts’o’ok u atrasar pero tu ya’alaj le autoridadeso’, chen p’el u ts’o’okol le diversión way te’ kaaj, te’ Santo kaaj, te piesta manika’ le Yuum Santo Cristo binuka’aj meeta’al xan, ma’ tuubuli’, pos laj beey yaanlik beey tu láakalo’.

Contado por Celso Dzib

Como en todo hay orden y organización, así también Dios ordenó que en los pueblos haya leyes, que existan soldados, policías y guardias en el cuartel, al igual que la ley.

Estos son los yuum balamo’ob. Son personas a las que Dios les ordenó:

–Van a cuidar de mis hijos de día y de noche. Así quedará. En este momento voy a hacer sus casas, sus pueblos.

Dios ordenó donde van a fundar sus pueblos, donde van a estar sus casas. Las casas de los yuum balamo’ob las hicieron bajo tierra. Con la indicación de Dios, se formaron los pueblos debajo de las grandes piedras.

En estos pueblos se cierran todas las entradas a las seis de la tarde, para que el demonio no entre a hacer sus maldades en forma de animales. Pueden presentarse en forma de hormiga, de armadillo, de zorro, otros de sabín. Lo hace sólo para engañar para que se le facilite su ingreso. Pero todos son demonios disfrazados de animales que comen luego a las personas.

Para evitarlo, Dios ordenó a los yuum balamo’ob que cuiden todas las entradas de los pueblos. Ellos son los guardianes de los hombres.

Lo que Dios le dijo a los hombres es que tienen que hacer la ceremonia de ofrecimiento del looj con los xtúut waaj*. Se hacen las tortillas en forma de panes muy grandes y se les va untando pepita molida, poniendo una sobre otra formando varias capas. Se hacen cuatro panes de trece capas, cuatro de nueve capas, cuatro de a siete, y los demás de a cinco capas.

Esos panes son los que se ofrecen a los yuum balamo’ob por el trabajo que hacen. Son los soldados que Dios nos tiene dejado para que nos cuiden.

Desde que amaneció en el mundo, le quitó a las personas el derecho de la justicia, y pues ahora, los yuum balamo’ob son los policías, son los judiciales. Aunque estés solo, aunque todo esté dividido. El mal, aunque quiera entrar al pueblo, ellos nos lo permitirán. Su misión es cuidarnos de día y de noche. Es por eso, cuando una persona dice hacer la ceremonia de ofrecimiento como el loj kaaj o loj solar, se les está dando de comer a los balamo’ob, a los que nos cuidan. Así lo tiene dicho Dios.

Así alimentan a los yuum balamo’ob, con la rogación o ch’a cháak y el loj kaaj. Ahí se les ofrenda su comida. Año con año se hace, no se olvida, aunque en esta ocasión ya se haya atrasado, apenas concluyan las fiestas se realizará.

Más contenidos